El Oriente

6 nuevas especies de ranas fueron descubiertas en los Llanganates y Sangay

Dentro de Ecuador, los bosques montanos amazónicos son la región con mayor riqueza de especies y donde se han descubierto la mayoría de Pristimantis durante los últimos años.

El Oriente - Redacción 24/10/2022

Dentro de Ecuador, los bosques montanos amazónicos son la región con mayor riqueza de especies y donde se han descubierto la mayoría de Pristimantis durante los últimos años / Foto: cortesía ministerio de Ambiente

Dentro de Ecuador, los bosques montanos amazónicos son la región con mayor riqueza de especies y donde se han descubierto la mayoría de Pristimantis durante los últimos años / Foto: cortesía ministerio de Ambiente

Jhael Ortega, Jorge Brito, y Santiago Ron, investigadores de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) y del Instituto Nacional de Biodiversidad (INABIO), entidad adscrita al ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica (MAATE), descubrieron 6 nuevas especies de ranas de lluvia del género Pristimantis (Strabomantidae).

El descubrimiento fue en las laderas orientales de los Andes ecuatorianos, provenientes de los Parques Nacionales Llanganates y Sangay.

Dentro de Ecuador, los bosques montanos amazónicos son la región con mayor riqueza de especies y donde se han descubierto la mayoría de Pristimantis durante los últimos años.

En esa región, el Parque Nacional Llanganates y el Parque Nacional Sangay son áreas protegidas que comprenden 7.375,6 km 2 de bosques húmedos montanos y páramos. Los inventarios de anfibios han sido escasos debido a la falta de vías de acceso y condiciones geográficas y climáticas hostiles.

En los últimos 5 años, la inclusión de información molecular en revisiones sistemáticas ha permitido la descripción de 50 especies (47 endémicas) de Pristimantis del Ecuador. De ellas, 16 fueron descritas en 2019, lo que sugiere que la riqueza de esta especie está significativamente subestimada y el número de descripciones de especies seguirá aumentando, especialmente en las tierras altas.

El estudio se encuentra publicado en la Revista PEERJ y lo puede acceder aquí.