Caso Chevron

Se pospone el juicio penal por desacato contra Steven Donziger

La jueza Loretta Preska de la corte federal de Manhattan, que había presionado para que se llevara a cabo el juicio, escribió que "el Sr. Donziger y su abogado han empleado prácticamente todas las tácticas imaginables para impedir que el juicio comience en el plazo previsto".

Law.com - Jason Grant 14/09/2020

Se pospone el juicio penal por desacato contra Steven Donziger / Foto: Juicio Crudo

Se pospone el juicio penal por desacato contra Steven Donziger / Foto: Juicio Crudo

Alegando que la corte se encuentra en una situación “profundamente perturbadora”, que es “en gran parte el resultado de las maquinaciones del Sr. Donziger y su equipo legal”, la jueza del Tribunal del Distrito de EE.UU., Loretta Preska, del Distrito Sur de Nueva York, pospuso el juicio penal por desacato a la corte del abogado Steven Donziger.

La nueva fecha: el 3 de noviembre, día de las elecciones.

El juicio sin jurado había sido programado hacía mucho tiempo para el 9 de septiembre. Si se lo declara culpable, Donziger, abogado ambientalista conocido por sus duras y amargas batallas legales con Chevron, podría ser condenado hasta 6 meses en prisión.

En un pedido de cinco páginas, Preska, quien durante todo agosto rechazó los numerosos intentos de Donziger de conseguir un aplazamiento del juicio presencial, escribió que “durante las últimas semanas, Donziger y sus abogados han empleado, prácticamente, todas las tácticas imaginables para evitar que el juicio comenzara en la fecha prevista”.

A continuación, dijo que, “por muy lamentable que sea”, tuvo que aceptar una moción de uno de los abogados de Donziger, Andrew Frisch de Schlam Stone & Dolan en Manhattan, y por lo tanto permitirle que ya no representara a Donziger como abogado.

Junto con la aceptación de la moción de Frisch, se le presentó a Preska el problema de que ninguno de los abogados de los que quedaban en el considerable equipo legal de Donziger y que fuera apto para representarlo, había tenido tiempo de prepararse para el juicio por desacato. Así que, simultáneamente, ordenó que el juicio “continuara” o se pospusiera hasta el 3 de noviembre.

Había dos factores en el centro del problema al que se enfrentaba Preska: El primero, que los abogados principales y aspirantes a representar a Donziger en el juicio, Richard Friedman de Friedman Rubin en el estado de Washington y Zoe Littlepage de Littlepage Booth Leckman en Houston, habían sido inhabilitados del caso en agosto por Preska, aunque solo después de que Donziger, quien tenía la opción de mantenerlos, se negara a renunciar a su derecho a apelar al resultado del juicio. Y el segundo, que Frisch, a quien se le había ordenado comparecer como abogado en el juicio de Donziger en lugar de Friedman y Littlepage a finales de agosto, le había presentado múltiples argumentos sobre por qué no podía representar éticamente a Donziger como abogado debido a “desacuerdos profundos” no especificados que ahora tenía con Donziger y que, según él, habían dañado irremediablemente su relación abogado-cliente.

En su orden, Preska nombró a Ronald Kuby, otro abogado que Donziger había indicado como uno de los que podía representarlo ahora en el juicio, como el nuevo abogado litigante y le dio cerca de dos meses para prepararse para un juicio complicado sobre el que, aparentemente, aún no se había empezado a preparar.

Preska parecía perturbada por su pedido del 4 de septiembre de posponer el juicio presencial para el que durante muchos meses ella y la fiscal especial designada para este caso por desacato contra Donziger, la socia principal en litigios Rita Glavin de Seward & Kissel, se habían estado preparando. Esta la culpó de haber tenido que posponer el juicio contra el equipo legal de Donziger y, quizás de manera más directa, contra Donziger.

Donziger había sido inhabilitado, recientemente, en relación con una @@sentencia@@ de $ 8.600 millones que ganó contra Chevron en Ecuador por su presunta negativa a limpiar los daños causados ??por la contaminación que su predecesor, Texaco, supuestamente había esparcido por una sección rica en petróleo de la selva amazónica. Donziger había presentado el litigio, que duró casi una década, en nombre de 30.000 indígenas ecuatorianos de esa zona amazónica muy contaminada. Pero nunca pudo cobrar la sentencia. Y en un juicio basado en la Ley Contra Organizaciones Corruptas e Influenciadas por el Crimen Organizado presentado posteriormente en su contra por Chevron en la corte federal de Manhattan, se descubrió que había cometido fraude en Ecuador para ganar la masiva sentencia. Posteriormente, fue acusado de desacato penal a la corte porque, en el caso RICO, se negó a entregar información de la computadora y el teléfono móvil relacionada con sus años de litigio ecuatoriano contra Chevron.

Preska alegó que Donziger y su equipo legal habían hecho todo lo posible para posponer su juicio penal, haciendo maniobras que ella cuestionó duramente.

“Primero solicitaron una prórroga y, cuando la corte negó esa moción, solicitaron una reconsideración”, dijo. “Posteriormente, en una audiencia en Curcio celebrada después de que la corte rechazara reconsiderar el pedido de prórroga, Donziger se negó a exonerar los posibles conflictos de interés que afectan a dos de sus abogados, Richard Friedman y Zoe Littlepage, a pesar de que conocía los posibles conflictos desde que el Sr. Friedman y la Sra. Littlepage aparecieron por primera vez en este caso y nunca había expresado ninguna objeción, ni siquiera después de que el Gobierno planteara el problema en mayo”.

Continuó Preska: “Debido a que el Sr. Donziger se negó a exonerar el posible conflicto, la corte inhabilitó al Sr. Friedman y a la Sra. Littlepage como abogados, lo que dejó al Sr. Donziger con un abogado, Martin Garbus, que se niega a comparecer en el juicio presencial, y con otra abogada, Lauren Regan, quien supuestamente no está preparada para ejercer como abogada principal”.

Luego, dijo la jueza: “El 2 de septiembre, el Sr. Frisch presentó la moción aquí en cuestión argumentando que no podía representar al Sr. Donziger en el juicio del 9 de septiembre o en una fecha posterior porque ‘desacuerdos profundos’ habían dañado su ‘relación’ y ‘capacidad de comunicarse’ hasta un punto ‘irreparable’”, aunque Frisch no ha detallado cuáles son esos desacuerdos.

Cerca del final del dictamen, Preska declaró que “no hay duda de que el retiro del Sr. Frisch causará una alteración importante en este caso dado que ninguno de los otros abogados del Sr. Donziger está dispuesto a liderar la defensa en el juicio a partir de la próxima semana, y un testigo del gobierno ya ha llegado a Nueva York para ser puesto en cuarentena durante dos semanas. Sin embargo, después de sopesar los factores compensatorios, la corte concluye que permitir que el Sr. Frisch se retire para que el Sr. Donziger pueda tener un abogado litigante con el que no esté totalmente en desacuerdo es la medida apropiada”.

Donziger, mientras tanto, ha estado luchando durante mucho tiempo contra el juez civil del caso RICO quien había presentado los cargos por desacato contra él, Lewis Kaplan del Distrito Sur de Nueva York, y contra Glavin, la fiscal designada por la corte en el caso. Ha sostenido que Kaplan y Glavin pueden estar cumpliendo los deseos de Chevron al perseguirlo por delitos menores por desacato a la corte, y que Kaplan parece estar motivada por una “vendetta” inexplicable contra Donziger.

Además, Donziger y su abogado han afirmado que Glavin y sus compañeros abogados de Seward & Kissel están en conflicto y deberían ser retirados de la acusación, ya que la firma ha representado repetidas veces a Chevron, incluso en el pasado reciente. Además, argumentan en los documentos judiciales que creen que Kaplan estaba al tanto de la representación anterior de Chevron por parte de Seward & Kissel cuando eligió a Glavin como fiscal especial por desacato, después de que presentara cargos por desacato contra Donziger.

En una declaración enviada por correo electrónico al Law Journal, Donziger dijo que estaba contento de que Preska hubiera decidido retrasar su juicio por desacato a la corte y prometió seguir luchando, incluso intentando que le levantaran su propio arresto domiciliario ordenado por la corte hace más de un año.

“Nos complace que la corte finalmente admitiera lo evidente y pospusiera lo que habría sido un juicio gravemente carente de equidad fundamental, en el que yo no hubiera estado representado adecuadamente por un abogado”, declaró. “Sea cual sea la fecha, seguiremos luchando para que mi juicio se lleve a cabo de acuerdo con la Constitución, con un juez nuevo e imparcial, frente a un jurado compuesto por mis pares y un fiscal desinteresado que no tenga vínculos con Chevron”.

“Pronto haré que las autoridades judiciales me liberen inmediatamente de una prisión domiciliaria previa al juicio que ha durado más del doble de la @@sentencia@@ máxima permitida en caso de ser condenado”, añadió. “Esta prisión podría servir a los intereses de Chevron al impedirme trabajar en la ejecución de la @@sentencia@@ de Ecuador, pero es tremendamente injusto y una violación de mis derechos al @@debido proceso@@ legal conforme a la Constitución y al derecho internacional”.

Glavin, la fiscal especial y socia de Seward & Kissel, no pudo ser contactada para que hiciera comentarios.

Fuente Original